Como escuela desde nuestro rol de educadores, es nuestra tarea posibilitar y generar espacios y acciones en nuestros alumnos, donde el respeto, el amor, la solidaridad, el compromiso, la tolerancia, el compañerismo y la cooperación, sean nuestros principales objetivos. Creando en consecuencia, un entorno adecuado en el que se reconozcan y valoren las diferencias y en el cual la aceptación de lo diverso implique, no la búsqueda de la homogeneidad, sino la igualdad de oportunidades para todos los alumnos, dándole a cada uno lo que realmente necesita.

Una escuela abierta a la diversidad, donde se intenta que todos encuentren una respuesta a sus necesidades sin perjudicar a los demás, muy por el contrario beneficiando y enriqueciendo a cada uno de los agentes que la conforman.

A partir de la diversidad como paradigma y desde nuestra tarea cotidiana con los chicos, creemos y confirmamos permanentemente en una “escuela para todos”, donde la aceptación de lo distinto, es una construcción diaria, desarrolla una idea más solidaria de sociedad y de comunidad, contribuyendo a un cambio desde múltiples aspectos, sumamente positivos. Porque pensamos al sujeto desde lo diverso, reconociendo y aceptando, en función de sus características únicas y particulares, sus necesidades educativas especiales. Decir que un alumno presenta necesidades educativas especiales es una forma de decir que, para el logro de los fines de la educación, precisa disponer de determinadas ayudas. Es también reconocer, garantizar una respuesta educativa ajustada para todos, incluidos aquellos que por sus particulares circunstancias y contextos, tienen algunas dificultades para beneficiarse de la educación escolar.

Nuestra escuela toma como punto de partida fundamental el respeto y la valoración Es por esta razón que lo heterogéneo es la base sobre la cual construimos nuestras prácticas pedagógicas cotidianas.

fundamentosprimario

 

perfil_egresado

Construir un proyecto educativo en la escuela que sea inclusivo, es un paso fundamental para lograr la equidad e igualdad de oportunidades.

El PEI es el marco de referencia de las intervenciones pedagógicas de una escuela, en un sentido abarcador y global es lo que le da identidad propia, en nuestro caso la educación se concibe como pilar fundamental y condición necesaria para promover mecanismos de inclusión social. Es la premisa de orientación en nuestro PEI, que pretende promover, proteger y restituir derechos.

Otro ítem debe ser la apertura institucional, buscando entre los diferentes actores fortalezas que permitan abordar los problemas del contexto social.

La equidad e igualdad de oportunidades no es darles a todos lo mismo, sino que justamente, ante condiciones desiguales, desiguales tienen que ser las acciones a favor de aquellos más postergados o en más difícil situación. Igualdad y equidad en la escuela debe traducirse en la posibilidad de redoblar los esfuerzos pedagógicos y de recursos disponibles con aquellos que suman en la estadística del fracaso escolar. Pero esto no es una excusa para descuidar al resto. Debe haber un piso de calidad educativa, nunca un techo.

Un PEI inclusivo, debe velar por tener estrategias de incorporación y retención de la matrícula, de la mano de la calidad, pero a la vez trabajando una propuesta pedagógica que permita el desarrollo de las potencialidades de los sujetos. De esta manera se brindará herramientas para mejorar los índices educativos como así también pensar en que, a largo plazo se mejorarán las oportunidades de inclusión laboral y fundamentalmente en la relación con la vida en sociedad.

…Atender a la diversidad es un proceso de construcción permanente. Es un proceso complejo, que requiere saberes, participación, actitud, respeto, un protagonismo, reflexivo y ético…

OBJETIVOS

“LA EDUCACIÓN A LO LARGO DE LA VIDA” DEBE APROVECHAR TODAS LAS POSIBILIDADES QUE OFRECE LA SOCIEDAD

INTRODUCCIÓN:

El fortalecimiento de la educación básica, con el siguiente realce dado a la enseñanza primaria y a sus clásicos aprendizajes de base, es decir leer, escribir y calcular, pero también saber expresarse en un lenguaje propio para el diálogo y la comprensión.

 La necesidad de abrirse a la ciencia y a su mundo, que es la llave para entrar en el siglo XXI, con sus profundos cambios científicos y tecnológicos.

 Adaptar la educación básica a los contextos particulares. Partir de los datos de la vida cotidiana, que brinda posibilidades, tanto de comprender los fenómenos naturales como adquirir las distintas formas de sociabilidad.

Privilegiar en todos los casos la relación entre docente y alumno, dado que las técnicas más avanzadas sólo pueden servir de apoyo a esa relación (transmisión, diálogo y confrontación), entre ambos actores.

La democracia parece progresar, según formas y etapas a la situación de cada país. Es en la escuela donde debe iniciarse la educación para la ciudadanía consciente y activa.

Los sistemas educativos deben responder a los múltiples retos que les lanza la sociedad de la información, en función siempre de un enriquecimiento continuo de los conocimientos y del ejercicio de una ciudadanía adaptada a las exigencias de nuestra época.

OBJETIVOS:

Ofrecer una respuesta educativa comprensiva y diversificada.

Promover el desarrollo de capacidades individuales.

Respetar las necesidades características de cada niño y niña.

Desarrollar e implementar estrategias pedagógicas y didácticas en función de las necesidades educativas individuales y propias.

Diseñar y llevar a cabo criterios de evaluación centrados en las posibilidades de cada niño y niña.