Los propósitos de la escuela primaria es lograr que los alumnos puedan:

 Actuar con autonomía creciente en sus actividades habituales.
 Exponer sus opiniones.
 Respetar las opiniones y decisiones ajenas de adultos y pares.
 Interesarse en la búsqueda, selección y organización, que lo lleven a su expresión personal comunicativa.
 Respetar las desigualdades físicas- psíquicas-sociales entre pares y hacia otros.
 Alcanzar la integración social solidaria
Valorar los vínculos familiares- escolares.
 Alcanzar competencia en su formación personal y social.
Por ello toda la escuela se definirá como espacio, donde dentro de un marco de reglas razonables, coherentes, estables, haya suficiente libertad para experimentar, para descubrir, para equivocarse, para recrear, no sólo en la construcción de los modos de conocimiento del mundo físico y cultural, sino también y muy especialmente en la interacción social.