A los miembros de nuestra comunidad educativa:

Este Acuerdo Institucional de Convivencia que se presenta es el resultado de las pretensiones del Ideario Educativo Fundacional de nuestro instituto, encuentros y jornadas con padres, alumnos, personal docente, no docente y equipo directivo para comprometernos a formar, desde el ámbito familiar y educativo, personas de bien que se desarrollen como ciudadanos activos de una sociedad democrática, justa e inclusiva.  Pretendemos que  cada uno de los actores institucionales, como sujetos de derechos, sea también multiplicador de esperanzas, valores, acciones y normas que favorezcan la construcción y consolidación de una ciudadanía con responsabilidad, autodisciplina, capacidad reflexiva, libertad y compromiso personal y comunitario.

El desafío de educar  a los jóvenes del siglo XXI, sin lugar a dudas, abre múltiples caminos para acordar y consolidar  una serie de modificaciones y actualizaciones que permitan la inclusión educativa y el respeto a la diversidad en el marco de una sólida calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Más que nunca es la institución escolar la que debe ser guía y orientadora, la que diseña caminos alternativos que brinden posibilidades, a través de la educación, para fomentar la participación y el compromiso de todos los actores institucionales en la construcción de la convivencia social.

Las normas que se proponen, una vez acordadas, establecen un límite; la Institución que implementa los límites, socializa y ayuda a madurar.

Nuestro proyecto institucional tiene como finalidad primordial la construcción, de una ciudadanía activa por la que los jóvenes y adultos sean capaces de convivir en la diferencia y de solucionar pacíficamente sus conflictos.

La construcción de una ciudadanía democrática es un proceso complejo pero irrenunciable, según palabras de Fernando Savater. Sin duda, desde esta perspectiva, creemos que la educación deseable, encuentra uno de sus fundamentos en la conocida máxima Kantiana, que afirma, que aquel que muestra saberse responsable de la realidad social, es porque tiene la capacidad de tomar a cualquier otra persona como un fin y no simplemente como medio, como un interlocutor, con quien construir, el mejor mundo posible.

Por todo ello, este Acuerdo Institucional de Convivencia, reviste las características de un acuerdo democrático entre sujetos de derechos, responsables de sus obligaciones, que procuran dar continuidad a la construcción colectiva que supone la vida social y específicamente institucional en el marco de una vida auténticamente democrática.

a. Ubicación, Descripción e Historia

El Instituto José C. Paz, se encuentra ubicado en la calle Altube 1339,  barrio Villa Germano del distrito de José C. Paz

El emplazamiento corresponde al área Metropolitana de Buenos Aires, con características socioeconómicas y culturales de un Municipio del Conurbano Bonaerense, en pleno proceso de transformación tendiente a la inclusión social, a partir de la reestructuración del Estado iniciada desde 2003.

Desde el punto de vista edilicio la Institución cuenta con las instalaciones necesarias que permiten el desempeño autónomo de cada uno de los Niveles, así como los espacios adecuados para el desarrollo de las Actividades de Educación Física para el Nivel Secundario. Cabe destacar que el Nivel cuenta con un total de 12 (doce) secciones de Secundaria en el turno mañana y 9 (nueve) en el turno tarde.

La institución fue fundada en 1964, por Esther Romano de Caínzo,  Héctor Roque Caínzo, Ofelia Romano de Cantone, María Rosa Romano de Vallejos y Héctor Cantone, con el propósito de brindar a la comunidad paceña y localidades vecinas un servicio educativo de gestión privada, que diera respuestas a las múltiples demandas de una población, en marcado crecimiento. Ese año se desarrolló el primer ciclo lectivo de las secciones primarias y secundarias – esta última con las modalidades de Perito Mercantil, Bachiller (Maestra Normal)-. En forma paralela se inician las actividades en el Jardín de Infantes trabajando en 1964, a cargo de las señoritas Cristina Bertolotti y Jorgelina Funes de Cantone. Actualmente el Nivel Inicial es dirigido por la Lic. María del Carmen Mandrilli.

En respuesta a las demandas de la población de la zona vinculadas con la formación en Nivel Superior, en 1978 se abrieron las puertas del Nivel Terciario –Profesorado en Historia y Geografía, Matemática y Cosmografía y Educación Primaria y Preescolar. Este proceso de fuerte impacto educativo tuvo su correlato con una ampliación del predio ocupado por la institución y el correspondiente desarrollo en infraestructura.

La Sra. Ofelia Romano de Cantone fue la primera Directora de la sección primaria, luego continuaría con esta tarea la Sra. Nélida Beatriz Obregón.  A partir de 1979 se nombra Vicedirectora de la sección primaria a la profesora. Mirta Mabel Rudmann.

El Prof. Jorge Horacio Sindich se desempeñó como Rector de la sección secundaria y tras un alejamiento temporario le sucedieron la Sra. Ofelia Romano de Cantone en la dirección y el Prof. Enrique Manson en la Dirección de Estudios. Nuestra actual Directora General profesora Esther Romano de Cainzo, se desempeñaba como secretaria del nivel Secundario y como docente de Educación Artística.

En 1978, realizando un gran esfuerzo y una apuesta, no solo al crecimiento de nuestro Instituto sino también a nuestra comunidad, se abrió la sección Profesorado, cuyo rector sería el Prof. Enrique Manson.

En el año 1980 reintegrado el Prof. Sindich la Sra. Ofelia de Cantone pasaría a desempeñarse como directora general del establecimiento para coordinar el funcionamiento integral de todos los niveles del establecimiento.

Desde Agosto de 1986, el Prof. Juan Carlos Lucero se desempeñó como rector de la sección secundaria hasta el año 2008, en que pasa a cumplir el rol de Director del nivel terciario tras haberse jubilado el Prof. E. Manson y en el sector de Polimodal la Prof. Cristina Lilian Cantone seria la nueva directora.

Hasta el Ciclo Lectivo 1998 desarrollaron los planes correspondientes a Perito Mercantil, Bachiller y Bachiller con Orientación Docente, en turno mañana y tarde. Al implementarse la Reforma Educativa promovida por la Ley Federal de Educación Nivel Polimodal del Instituto José C. Paz implementó las modalidades de Economía y Gestión de las Organizaciones, Ciencias Naturales, Humanidades y Ciencias Sociales y Comunicación, Arte y Diseño.

A partir de 1990, amplía su predio hacia la calle Lavalle, teniendo la posibilidad de otra salida, incorporando al establecimiento un lugar excelente para las actividades al aire libre, transformándose este lugar en un verdadero pulmón, para la escuela.

Desde sus inicios nuestra institución tiene una acentuada formación humanística, creativa, de investigación y experimentación científica.

En virtud de lo antes mencionado en su historial cuenta con actividades que han tendido a lograr una educación que ayude a superar dificultades, respete ritmos, capacidades, cualidades y circunstancias personales del alumnado, como así también la posibilidad de potenciar el crecimiento personal del alumno en el ámbito de las relaciones humanas y un estrecho y sincero vínculo con las familias, única variable para lograr una educación integral en beneficio de una comunidad diferente, cimentada en los verdaderos valores de la persona humana.

Desde 1997 se desarrolló el proyecto de “Etapa de Transición hacia el Polimodal”, con actualización de contenidos y metodologías tendientes a la efectiva implementación del nuevo nivel estipulado en la Ley Federal de Educación, desarrollado en reuniones de Personal, con capacitación y orientación a los Docentes, como así también en jornadas Pedagógicas de nivel y Jornadas de integración de los distintos niveles de la Institución.

También fueron integrándose a este plantel ex alumnos de los niveles secundario y terciario, se permitió que el nivel secundario comenzara a funcionar en el turno mañana y tarde y en ellos la Prof. María Elena Cabrera y el Prof. Hugo Alberto Leiva cumplirían funciones de Vicedirectores respectivamente.

En el año 2006 el último año de la escuela primaria y los dos primeros de la secundaria pasaron a conformar un ciclo intermedio entre ambos niveles y a cargo de él, la Entidad Propietaria confió la tarea a quien había acompañado la gestión primaria desde la vicedirección, la Sra. Mirta Rudmann quien actualmente se desempeña como Directora del Nivel Secundario. Este Nivel está integrado por la Escuela Secundaria Básica y la Escuela Secundaria Superior con las modalidades de Economía y Administración, Ciencias  Naturales, Ciencias Sociales y Arte con orientación en Literatura. Las dos primeras modalidades corresponden al turno mañana y las dos últimas al turno tarde.

Desde hace varios años nuestro nivel terciario celebra acuerdos con la Universidad del Salvador con el objeto de optimizar nuestro ofrecimiento en formación académica  superior dada la multiplicidad de demandas de actualización docente y la centralidad adquirida por la educación en el actual proceso de transformación nacional.

A lo largo de más de cuatro décadas la tarea se ha diversificado ampliamente y la presencia del instituto en varias actividades educativo-culturales, que han trascendido el ámbito local, así lo demuestra.

Los cambios han sido y seguirán siendo variados y profundos, pero siempre sostenidos sobre la base del propósito de mejorar nuestra realidad. Para ello resulta prioritario, tal como lo establece el Proyecto Fundacional, fortalecer y recrear en nuestros alumnos  el sentimiento de arraigo a la comunidad de pertenencia, con una renovada acción ciudadana.

La escuela, como institución social de claro contenido pedagógico, cumple un rol fundamental en la educación de personas que, con integridad individual, alcancen un sólido compromiso socio-comunitario. Este principio está sostenido por la ley nacional 26.206 y la ley provincial 13.688, que “cumple con la prolongación de la escuela común y la obligatoriedad, al tiempo que respeta las características sociales, culturales y etarias del grupo destinatario, proponiendo una nueva estructura para el sistema que centra sus preocupaciones en el desafío de lograr la inclusión de todos los jóvenes de la provincia”. Este compromiso  promueve una intervención ciudadana activa dentro y fuera de la escuela, por la cual la capacidad de hacer, debe experimentarse como consecuencia de las prácticas desarrolladas, apoyadas en los siguientes propósitos:

  • Ofrecer situaciones y experiencias, que permitan a los alumnos la adquisición de saberes, para continuar sus estudios.
  • Fortalecer la formación de ciudadanos.
  • Vincular la escuela y el mundo del trabajo a través de una inclusión crítica y transformadora de los alumnos en el ámbito productivo.(ley 13.688)

Para lograr estos propósitos prioritarios es necesario fortalecer y recrear todas las bases que sostienen a una verdadera calidad educativa con inclusión y por ende, desarrollar relaciones interpersonales –entre todos los actores institucionales- que se sustenten en los valores, principios y prácticas que hacen al estilo de vida democrático. Estas relaciones procurarán  consolidarse internamente y proyectarse, a través del accionar de cada integrante de la comunidad, al campo social., sobre la base de acciones que  desechen por completo cualquier forma de violencia y/o maltrato en las relaciones así como el rechazo irrestricto de cualquier abuso de poder y de todas las formas de discriminación.

Con este marco referencial, todos los integrantes de la comunidad del Instituto José C. Paz establecieron acuerdos de convivencia flexibles y pasibles de una renovación consensuada utilizando como soporte jurídico las leyes de protección Integral de las Niñas, Niños y Adolescentes (26.061) y la de Promoción y Protección de los Derechos de la Niñez y la Juventud en la Provincia de Buenos Aires (13.298). Los Acuerdos están fundamentados en aquellos valores que tienden al equilibrio relacional, la armonía y el mejoramiento de la calidad de vida. Estos valores son los que constituyen la esencia del proyecto educativo institucional: libertad, justicia, respeto, honestidad, solidaridad, responsabilidad y espíritu inclusivo.

Por lo expuesto anteriormente este Acuerdo Institucional de Convivencia procura lograr:

  • La creación de un marco regulatorio de las relaciones interpersonales entre todos los actores institucionales que faciliten una convivencia democrática sobre la base del principio de la justicia.
  • El abordaje de los conflictos inherentes a toda convivencia respetando al conjunto de los actores institucionales como sujetos de derecho y la búsqueda de acuerdos y consensos para la solución de los mismos en beneficio de la continuidad de un proceso de profundización de principios, pautas y acciones de  una verdadera vida democrática.
  • La formación de una ciudadanía activa desde las prácticas institucionales con proyección a las distintas dimensiones de la vida social.
  • El aprendizaje,  la internalización e implementación de prácticas sociales democráticas en cumplimiento de derechos y obligaciones que hacen al accionar de ciudadanos activos y responsables individual y colectivamente.
  • El desarrollo de sentimientos de pertenencia a la institución que favorezcan la construcción de la identidad en el marco del respeto por la vida democrática

TEMÁTICA:

  • “NO VIOLENCIA”

OBJETIVO:

  • Invitar a pensar estrategia de participación en una sociedad que deje aprender a vivir a los alumnos unos con los otros en lo diverso y con criterio inclusivo.

ESPACIOS DE CONCRETIZACION:

  • “Construcción de ciudadanía” Secundario Básico 1º, 2º y 3º año.
  • “Política y Ciudadanía” Secundario Superior 2º de las cuatro orientaciones.
  • “Derecho” Secundario Superior 5º de Naturales y Economía.
  • “Economía Política” Secundario Superior y Remanente de Polimodal.

ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS:

  • Cine Debate.
  • Reflexiones Individuales y Grupales.
  • Mediación.

BIBLIOGRAFIA

  • Hernáez, Carmen “Escenarios de violencia” Buenos Aires : Paidós, 2001. p. 91-130
  • Chemen, Silvina “Qué puede hacer la escuela con la violencia” Buenos Aires : Paidós, 2001. p. 131-172
  • Brites de Vila, Gladys ; Müller, Marina “Violencia social, familiar, escolar : convivir en la diversidad” 2ª ed. Buenos Aires : Bonum, 2001
  • Otros…

El  A.I.C  es el resultado de una serie  de procesos de consulta que han involucrado al conjunto de los actores institucionales y que consistieron en:

  • Análisis de la Resolución 1709/09 entre distintos integrantes de la institución
  • Consultas a Inspectores acerca del alcance de principios establecidos por la Resolución 1709/09
  • Desarrollo de debates áulicos entre alumnos y profesores tendientes a analizar las Normas de Convivencia preexistentes a este Acuerdo en búsqueda de revisiones y nuevas propuestas
  • Encuestas realizadas al conjunto de los padres y/o encargados de los alumnos respecto de las Normas de Convivencia preexistentes y sugerencias para incorporar en el A.I.C
  • Reuniones con padres por curso tendientes al logro de las acciones mencionadas precedentemente (participantes de las reuniones: Miembros de la Entidad Propietaria, Equipo Directivo, Docentes del curso y padres)
  • Reuniones de la Entidad propietaria, Equipo Directivo con el Personal Docente y no docente de la Institución para consensuar aportes para la concreción del A.I.C
  • Consulta con padres, docentes, no docentes y alumnos sobre las versiones preliminares del A.I.C

El contexto de la realidad nacional, regional y mundial actual está signado por una fuerte tensión entre el doble proceso de globalización y fragmentación que pone de manifiesto características socio-culturales fuertemente contrastables. Por un lado, la producción científico-tecnológica acelera procesos de modernización y cambio que suponen el acrecentamiento de la calidad de vida; sin embargo, por otro lado, el aumento de la marginalidad, la pobreza y la injusticia  muestran un peligroso estado de desintegración y conflictividad social.

Esta situación adquiere perfiles propios y marcadamente más agudos en nuestra comunidad, en la que las necesidades de mejoramiento de la calidad de vida –y por ende de la educación- y de recomposición de redes sociales de solidaridad y crecimiento comunitario generan demandas de diversa índole y fundamentalmente educativa a las que el Instituto José C. Paz, procura brindar respuestas viables.

En este marco contextualizador es que nuestra institución partiendo de una concepción humanista, se propone afianzar la educación como un proceso permanente y transformador ( Ley 13.688) a través del cual se vayan desarrollando las potencialidades del hombre en tanto persona individual, socialmente integrada a una comunidad y esencialmente trascendente.

Sobre esta base la formación integral de la persona debe fundamentarse en el respeto por la singularidad individual y por la libertad creativa que tiendan a la construcción de un proyecto de vida sólidamente arraigado y comprometido al proyecto comunitario de pertenencia.

En esta concepción el eje hombre-realidad constituye no solamente su fundamento antropológico sino, además, la matriz filosófica que nutre de sentido a la vida y al trabajo del hombre. Y es a través de ese trabajo que el hombre conforma la cultura, entendida ésta como la producción material y espiritual de un pueblo que se manifiesta en su modo de vida y es el resultado de su proceso creador.

La recreación cultural necesita de la elaboración y concreción de un Proyecto  Educativo que revalorice la vida, la libertad, la paz, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, la justicia y el trabajo.

En este marco filosófico- antropológico y sobre la base de la necesidad de adecuar el nivel institucional del Vitae a nuestra conflictiva realidad, es que el mismo se asentará en principios de teorías del aprendizaje que permitan la resignificación del conocimiento en una educación democrática, flexible, y abierta al cambio, que posibilite a todos la inserción en una realidad social e individual compleja que demanda el desarrollo de capacidades acordes con las exigencias del mundo actual.

Para alcanzar estos fines se necesita de Directivos y Docentes que se desempeñen en el proceso de enseñanza-aprendizaje (concebido como vínculo gnoseológico y afectivo) con una capacitación acorde al objeto propio de su función: la conducción de la construcción de conocimientos escolares y científicos con metodologías y técnicas de estudio variadas, que estimulen la formación integral de los alumnos.

Por ello, el nuevo rol de la escuela en su relación con la comunidad educativa toda, requiere de Directivos, Docentes, Padres y alumnos que se comprometan con las funciones propias de una educación transformadora, sobre la base de la solidaridad, el cooperativismo, la producción creativa y la coherencia. Solamente así se logrará el ideal de persona y de educación planteados que darán sentido a nuestra identidad como institución.

Con el objeto de alcanzar una formación integral de calidad, fundamentada sobre la base de los valores que permitan –en las mejores condiciones- el desarrollo personal y la integración social, en un ámbito democrático armónico y respetuoso de los derechos humanos, los miembros de la comunidad educativa del Instituto José C. Paz han acordado

 

SECCIÓN 1: NORMAS – CONSENSOS Y ACUERDOS ATINENTES AL QUEHACER INSTITUCIONAL

El Equipo Directivo, los Docentes, el personal de la institución, los padres y los alumnos acuerdan:

  • Comprometerse activamente con los fundamentos de la política educativa nacional y provincial así como con los del Ideario y  Proyecto Institucional en las distintas instancias de su concreción.
  • Desarrollar actitudes permanentes, sobre la base de la honestidad y el respeto, que tiendan a la creación de un ámbito de cordialidad, corrección, justicia y no discriminación, adoptando una clara posición contra la violencia,  el maltrato y cualquier forma de acción que implique abuso de poder.
  • Participar en todas las acciones que tiendan a la educación integral de los alumnos y al desarrollo personal y colectivo en beneficio de la calidad educativa y la construcción de una ciudadanía activa.
  • Desempeñarse coherentemente en todas sus acciones en concordancia con los principios y disposiciones convenidos en el presente Acuerdo de Convivencia Institucional y, por ende, con los marcos jurídicos referenciales del mismo
  • Privilegiar la equidad y el respeto en el trato con todos los miembros de la Comunidad
  • Promover, activamente, la concreción de un clima democrático, de respeto, armonía y cordialidad entre todos los miembros de la institución y evitar cualquier acción que suponga discriminación, violencia o falta de equidad respecto de los otros.
  • Mantener una comunicación fluida con los distintos actores institucionales utilizando los canales formales previstos para ello, priorizando el diálogo y la reflexión
  • Contribuir activamente al mantenimiento del prestigio institucional.
  • Desarrollar actitudes de respeto por la vida, la diversidad, la alteridad y los principios de un estilo de vida democrático y que, por ende, promuevan el respeto por los Derechos Humanos en cualquier forma de manifestación.
  • Respetar la normativa vigente en cuanto a asistencia y puntualidad en el desarrollo de las actividades escolares así como la existente para entradas, permanencia y salidas del establecimiento.
  • Mantener corrección, higiene y seguridad en la vestimenta con el objeto de no producir ningún tipo de daño a sí mismo o a las otras personas.
  • Emplear un vocabulario adecuado a la situación comunicativa propia del ámbito escolar.
  • Ser responsables por el desarrollo de las acciones vinculadas con el proceso de enseñanza aprendizaje y convivencia escolar en los términos planteados en los acuerdos enunciados precedentemente

 

SECCIÓN 2: MEDIDAS A APLICARSE EN CASO DE TRANSGRESIÓN A LOS ACUERDOS. MECANISMOS DE SOLICITUD Y/O APLICACIÓN DE LAS MEDIDAS

  1. Dado que los acuerdos precedentes involucran al conjunto de los actores institucionales  se establece que aquellos incumplimientos o transgresiones –de lo establecido en los apartados A; B y C- que pudieren producirse por parte de los adultos, serán abordados de acuerdo con las instancias de diálogo correspondientes y la aplicación de la legislación vigente –según el grado de gravedad de la transgresión y los alcances que ella pudiere tener-.
  2. Cualquier alumno/a, padre o responsable de ellos, docente, o integrante de la comunidad que se considerare víctima de alguna transgresión –por parte de un adulto- de alguna de los acuerdos establecidos, tiene derecho y obligación de informar al Equipo Directivo y/o Representante Legal de la irregularidad sucedida para que se inicien las acciones pertinentes dentro de la normativa vigente y, por lo tanto, proceder a la Convocatoria del Consejo Institucional de Convivencia.
  3. Es objeto pedagógico fundamental de la Institución guiar a sus miembros en el desarrollo de prácticas de participación que favorezcan  la autodisciplina en búsqueda de una conciencia autónoma y responsable con un claro sentido social y democrático. Por lo tanto la transgresión de los acuerdos antes mencionados y toda falta que por su gravedad pueda afectar la seguridad e integridad de las alumnas y alumnos o de cualquier integrante de la institución así como su normal funcionamiento, será pasible de la aplicación de una medida de reparación y/o sanción acorde con el grado que pudiere alcanzar la transgresión. En este sentido se acuerda que las medidas a implementar serán graduales y acordes con la transgresión cometida:
    En todos los casos en que se produzca una transgresión que dé lugar a la adopción de alguna medida de reparación y/o sanción, todo lo actuado quedará registrado en Actas en las que constará tanto el posible descargo del partícipe de la transgresión, su visión e interpretación de los hechos así como el compromiso de revertir la situación que ha generado la posible transgresión en acuerdo con los distintos miembros de la Comunidad Educativa. En caso de que las faltas sean graves o muy graves, reiteradas y se manifieste un incumplimiento del compromiso acordado, el Equipo Directivo reunirá al Consejo de Convivencia con objeto de poder determinar en conjunto, la medida reparadora a adoptar con el objeto de garantizar la permanencia en el sistema.
  1. En caso de transgresiones leves  se procederá al diálogo, instrumento de comunicación válido para el logro de acuerdos sanos en la comunidad educativa, si la transgresión a este tipo de acuerdos se reitera, se adoptará la medida de aplicación de amonestaciones en número progresivo a la continuidad de la transgresión.
  2. En caso de transgresiones que involucren un  conflicto entre dos o más miembros de la comunidad educativa, se procederá al diálogo entre las partes del conflicto y el Equipo Directivo para llegar a un acuerdo de solución del mismo y aplicar la medida que se acuerde en esa instancia de diálogo y mediación. La medida deberá ser siempre reparatoria de posibles daños causados y, dadas las características del daño, podrá también adquirir la condición de sanción, de acuerdo con la decisión que tras el asesoramiento profesional pertinente adopte el Equipo Directivo.
  3. En caso de que las posibles transgresiones a los acuerdos de convivencia y los conflictos por ellas ocasionadas sean graves o muy graves, se procederá a la evaluación de los mismos y a las medidas a implementar por parte del Consejo Institucional de Convivencia.

 

SECCIÓN 3: CONSEJO INSTITUCIONAL DE CONVIVENCIA (CIC)

El Consejo Institucional de Convivencia actúa como un espacio de diálogo, intercambio, reflexión y participación que involucra a todos los actores institucionales. Funcionará como una instancia de análisis, deliberación y evaluación de todo asunto o proyecto institucional vinculado con la Convivencia institucional puesto a su consideración. Actuará como un consejo de asesoramiento del Equipo Directivo. Cabe, en este sentido, recordar lo explicitado por la Resolución 1709/09: La participación es considerada como una herramienta para el desarrollo de los sentimientos de pertenencia a la institución y tiene un valor social e institucional que contribuye  a afianzar el modo democrático de convivencia.

La integración de los actores institucionales en el CIC permite crear en torno a una instancia colegiada un ambiente efectivo para la promoción de valores como cooperación, solidaridad, el comprender y el comprenderse.

Constitución del Consejo Institucional de Convivencia

El CIC estará integrado permanentemente por:

  • La Directora del Nivel Secundario
  • El Representante Legal del Nivel
  • Dos representantes docentes: uno profesor por cada turno
  • Dos representantes de los alumnos: uno por cada turno.

En caso de tratamiento de una transgresión grave se incorporarán a los miembros permanentes del Consejo:

  • Un representante de los alumnos del curso involucrado en la transgresión
  • Un docente del curso involucrado en la transgresión

La duración de los mandatos de los alumnos será de un año.  Los representantes de los profesores tendrán dos años de duración en sus mandatos.

En caso de ausencia de la Directora será reemplazada por uno de los Regentes del Nivel

Cada integrante del CIC tendrá una constancia del Director que lo acredita como miembro del Consejo.

Funcionamiento del CIC

Cada integrante del Consejo tiene derecho a voz y un voto.

El Consejo sesionará con la mitad más uno de sus miembros manteniendo la proporcionalidad de los representantes de cada sector.

En caso de que existiera alguna transgresión grave a lo establecido en los Acuerdos Institucionales la Directora del Instituto y/o por lo menos la mitad más uno de los integrantes del Consejo convocará a reunión del CIC, para la concreción de una sesión extraordinaria.

Las decisiones del CIC se tomarán con el acuerdo de la mitad más uno de los miembros presentes en la sesión y serán consideradas por la Dirección del establecimiento como recomendaciones sustanciales del funcionamiento de los AIC

Cronograma de elección de los representantes de docentes y alumnos en el CIC

En la primer reunión  del ciclo lectivo serán elegidos los profesores titulares y suplentes. La elección de los alumnos titulares y suplentes se realizará en las primeras semanas del ciclo lectivo antes mencionado.

La realización del cronograma electoral estará a cargo de uno de  los Regentes a determinar por la Dirección del establecimiento

 

SECCIÓN 4: INSTANCIAS DE REVISIÓN Y AJUSTES DEL AIC

Este acuerdo de Convivencia será pasible de revisión y ajuste. Los mecanismos de estas instancias serán abordados y establecidos a partir de lo resuelto en la primera sesión en la que delibere el CIC.